Background Image
Previous Page  9 / 30 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 9 / 30 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 339 – Mayo de 2018

-

7

Esta situación podría afectar a la Argentina, que es complementaria pero a la vez

compite con los otros dos países, tanto en materia de comercio de bienes (frente a

terceros mercados) como de capacidad de atraer inversiones y capitales.

Brasil en particular continúa consolidándose, con un crecimiento esperado para

2018 de 2,7%, claro que en un contexto de elevado déficit fiscal. Esto es una

buena noticia para nuestro país.

4

. El aumento del precio internacional del petróleo, con subas de 23% y 18% en 2017

y 2018 (estimado), es otra nota importante en un mundo volátil. Implica una misma

transferencia de ingresos de países consumidores (o importadores netos) a países

productores (o exportadores netos), estimada en 600 miles de millones de dólares,

en caso de consolidarse un precio de 74 dólares.

Para la Argentina la suba del precio del petróleo tiene dos implicancias: i) en el

corto plazo profundiza el déficit de la Cuenta Corriente (en alrededor de 3,0 miles

de millones de dólares, 0,5% del PIB); ii) en el largo plazo potencia las

posibilidades de Vaca Muerta y, a la vez, da más espacio a la producción de

energías alternativas.

5

. El balance del primer cuatrimestre de 2018 para la Argentina puede resumirse en

una frase: mejoras en el plano de la actividad económica y en algunos indicadores

fiscales (muy moderado este último), compensado con tensiones inflacionarias y

un desequilibrio externo que preocupa a los agentes económicos. Casi de un libro

de texto cuando se analiza la “altura” en la que se encuentra el ciclo económico de

nuestro país.

En relación a la actividad económica, el Estimador Mensual de Actividad

Económica (EMAE), que anticipa el comportamiento del PIB, creció en términos

interanuales 5,1% en febrero y 4,3% en enero, redondeando una variación de

4,7% en el bimestre. Es probable que el primer trimestre haya cerrado con un

crecimiento de 3,5%-4,0% interanual, transformándose el PIB más alto para un

primer trimestre de año de la historia argentina. La industria manufacturera, a su

turno, creció en marzo 3,0% en términos interanuales, acumulando 3,9% en el

primer trimestre vis-à-vis el mismo período de 2017. Todo converge, pues, a un

crecimiento de entre 2,4% y 2,8% para el PIB de 2018 de estabilizarse las

turbulencias cambiarias observadas en abril y mayo.

El frente fiscal constituye el nudo gordiano de las dificultades de la Argentina. Sin

embargo, los datos del primer trimestre de 2018 resultaron parcialmente

alentadores, según se desprende del Cuadro 1.