Background Image
Previous Page  4 / 30 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 4 / 30 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 339 – Mayo de 2018

-

2

SÍNTESIS EJECUTIVA

El FMI proyecta para 2018 un crecimiento de 3,9% de la economía mundial, que

se repetiría en 2019. Todas las regiones del mundo se acoplan al proceso

expansivo que tracciona Asia (6,5%).

Mientras el riesgo de una guerra de tarifas se atenúa, la decisión de la Reserva

Federal de acelerar la suba de la tasa de interés impulsó el aumento del

rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y acentuó una salida

de capitales de las economías emergentes, a la vez que el dólar revertía su

caída. El aumento del precio internacional del petróleo es otra nota importante,

con una significativa transferencia de recursos de países consumidores a

países productores.

En la Argentina, el balance del primer trimestre en términos de actividad

económica arrojará una mejora interanual del orden del 4% (la industria creció

3,9% en ese período). Todo converge a un crecimiento del PIB en 2018 de

entre 2,4% y 2,8%, de estabilizarse las turbulencias cambiarias observadas en

abril y comienzos de mayo.

El resultado fiscal del primer trimestre de 2018 registró un déficit de 91,5 miles

de millones de pesos, 29,6% mayor al de igual período de 2017; los ingresos

totales crecieron 22,3% y el gasto primario 18,5%. Si se excluyen ingresos

extraordinarios y se computan todos los intereses de deuda, el déficit del

trimestre subiría a 160 miles de millones de pesos y los ingresos crecerían

18,1% (en línea con el gasto primario). Fuerte baja en subsidios económicos y

del gasto en capital (ver Cuadro 1).

El déficit de la Cuenta Corriente del Balance de Pagos estimado para 2018

(35,0 miles de millones de dólares) se profundizará en 2019, al continuar la

etapa expansiva del ciclo: con un nivel de actividad 15% más alto que en 2008,

el resultado externo de 2018 muestra un deterioro de 40,0 miles de millones en

la década. Ello representa una gran vulnerabilidad frente al riesgo de un

deterioro de la liquidez internacional, que obligaría a una corrección que

impactaría negativamente en la actividad, la inversión, el empleo y la inflación

(ver cuadro 2).

La inflación acumulada del primer cuatrimestre rondará 9,3% impulsada por una

combinación de factores: expansión monetaria (46% a ritmo anual en el

segundo semestre de 2017) de origen fiscal, deslizamiento cambiario (23,3%

entre junio 2017 y abril 2018), corrección tarifaria, etc. Antes del salto cambiario

de fin de abril se esperaba una desaceleración en mayo, hoy en duda.