Background Image
Previous Page  12 / 30 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 30 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 339 – Mayo de 2018

-

10

a) El fuerte crecimiento de la Inversión Directa Extranjera observado en el

cuarto trimestre de 2017, que llegó al 2% del PIB (anualizado) y que podría

crecer en 2018 hasta 3%.

b) La aceleración de las exportaciones industriales en el primer trimestre de

2018 y a la hipótesis que es poco probable dos años consecutivos de

sequía.

c) La percepción de que el deterioro de las cuentas fiscales comienza a

estabilizarse y aun revertirse, en materia de resultado primario y con la

“ayuda” de un impuesto inflacionario más alto que el incluido en el

Presupuesto 2018.

8

. El segundo frente a monitorear es, precisamente, el de los precios, luego de un

primer cuatrimestre en el cual el IPC cierra con una variación acumulada de 9,3%

(asumiendo 2,5% en abril), equivalente al 62% de la meta anual. Más allá de la

flexibilización de la meta 2018 decidida en diciembre pasado (de 10% a 15%), la

elevada tasa de inflación del cuatrimestre era previsible por una conjunción de

factores:

a) El elevado ritmo de expansión monetaria en el segundo semestre de 2017.

b) El deslizamiento del tipo de cambio.

c) El impacto de los ajustes tarifarios.

En relación al primer factor, entre junio y diciembre de 2017 los Pasivos

Financieros del BCRA crecieron a un ritmo anual de 46%; si bien la tendencia se

desaceleró levemente en el primer cuatrimestre de 2018 (36% a ritmo anual),

sigue siendo muy elevada y tiene un efecto rezagado sobre la inflación.

9

. El segundo componente de la resistencia a la baja de la tasa de inflación tiene que

ver con la corrección cambiaria. El Cuadro 3 muestra la variación del tipo de

cambio nominal para la Argentina y otros países latinoamericanos en períodos

recientes.

Obsérvese que, en términos nominales, la mayoría de los países

venían revaluando sus monedas frente al dólar durante los años 2016 y 2017, y

esa tendencia cambió moderadamente en febrero pasado. El peso argentino

mantenía un sendero de devaluación nominal (el valor al 31/12/15 era 13.000).

En el caso de Argentina se observa una suave aceleración desde mediados de

2017: a tasas anualizadas, en el primer semestre de 2017 se devaluó 10% (no

surge del cuadro), en el segundo semestre 27,6% y en el primer cuatrimestre

de 2018 33,8%, siempre a ritmo anual.