Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  8 / 30 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 8 / 30 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 338 – Abril de 2018

-

6

SITUACIÓN INTERNACIONAL Y NACIONAL

1.

En el contexto de un prolongado ciclo de crecimiento de la economía mundial y de

la estadounidense, que había permitido que el comercio mundial acelerase su

propio ritmo de expansión (4,5% anual en 2017), se produjo un rebrote de

proteccionismo con la decisión anunciada el 8 de marzo por la administración

Trump de aplicar aranceles de 25% y 10% a las importaciones de acero y aluminio

respectivamente.

El volumen alcanzado no es demasiado significativo: 2% de las importaciones

totales de Estados Unidos y 0,2% del PIB (dicho país importa 25% del acero que

consume alrededor de 140 miles de millones). Pero a la vez es una pésima señal

para el orden económico mundial; casualmente uno de los grupos de trabajo (task

forces) preparatorios de la reunión del G20 en Buenos Aires a fin de año es

Comercio, Inversión e Impuestos (

Trade, Investment and Taxation

).

La decisión, que hace realidad la retórica “

America First

”, lleva el sello de Trump y

se sustenta en una potestad presidencial de aplicar medidas proteccionistas si se

considera amenazada la seguridad nacional.

2.

El proteccionismo no es bueno, ni para la mayoría del país que lo aplica (obvia

excepción de los sectores más protegidos), que verá aumentar los costos de los

productos siderúrgicos, ni para el comercio en general. Solo una visión de

equilibrio parcial lo justifica; se privilegia los intereses de empresas/trabajadores/

Estados productores, vis-à-vis los usuarios consumidores.

El consenso de los economistas estima casi irrelevante el impacto de la medida

sobre la tasa de inflación o el crecimiento de Estados Unidos. Canadá, país exento

de las restricciones, es el principal proveedor de acero y de aluminio; México y

Australia, los otros dos exentos, figuran entre los cuatro más importantes en acero

y aluminio, respectivamente (dicho sea de paso, podrían verse beneficiados si

reemplazan terceros proveedores). Finalmente, la Argentina también se agregó a

la lista de los países exentos y el mismo camino siguió la Unión Europea.

Como referencia, los principales proveedores de acero (las importaciones totales

ascienden a 37,0 miles de millones), con Unión Europea (18%), Canadá (18%),

Brasil (12,5%), Corea, México y Rusia (9% cada uno); China es solo un pequeño

proveedor (2%). En la estructura de proveedores de acero de Estados Unidos, la

Argentina tiene un peso poco relevante, sin perjuicio de que en algunos productos

específicos la incidencia pueda sea mayor.

3.

En términos generales aparecen varios problemas: