Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  12 / 30 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 30 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 338 – Abril de 2018

-

10

seguido por Turquía (65,0mmm), Indonesia (64,0mmm), México (63,5

mmm) y Polonia (59,0mmm). Como referencia, Brasil y Colombia se ubican

en los puestos 9 y 12 con 31,6 y 25,7mmm, respectivamente.

b)

En las emisiones acumuladas en los últimos cinco años la Argentina ocupa

el tercer lugar. Si el período se restringe a 2016–2018, nuestro país se

transforma en líder absoluto, con 44,6 miles de millones emitidos,

duplicando a lo colocado por Indonesia, su escolta inmediata.

Cuadro 2

EMISIONES REALIZADAS EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS

Incluyendo el primer bimestre de 2018

(En miles de millones de dólares)

2013-2015

2016

2017

2018 (1)

Total

1. México

26,3

9,9

5,0

5,0

46,2

2. Indonesia

23,1

9,4

10,2

3,0

45,7

3. Argentina

0

22,0

13,4

9,0

44,4

4. Arabia Saudita

0

17,5

21,5

-

39,0

5. Turquía

15,2

3,6

3,1

2,5

21,2

9. Brasil

10,0

3,0

4,0

1,5

18,5

14. Colombia

9,6

1,5

3,9

-

15,0

16. Chile

3,5

2,7

2,3

3,0

11,6

(1) Primer Bimestre 2018

FUENTE: J.P.Morgan,

Global emerging markets research. Trillion dollar baby,

marzo 2018

9.

¿Para qué países la carga de cupones de intereses y amortizaciones de deuda

soberana en moneda dura es más importante en 2018?

En este caso el problema está en Europa del Este: Turquía (8,9mmm), Rusia

(6,0mmm), Polonia (5,9mmm), Indonesia (5,9mmm) y Argentina (4,0mmm). Pero si

solo se toma el componente de intereses, Argentina ocupa el primer lugar

(4,0mmm), seguidos por Turquía (3,7mmm).

El panorama es claro en términos de que el mundo emergente viene aumentando

su endeudamiento soberano de forma relevante, que la Argentina tiene un

comportamiento de punta y que ello representa un riesgo frente al hipotético caso

de un

sudden stop

precipitado por algún “cisne negro”, ya sea de naturaleza

política o económica.

En ese contexto, la amenaza de una guerra de tarifas al comercio, la turbulencia

de los mercados internacionales a principios de febrero, no resultan señales

alentadoras, a lo que se hizo referencia en los puntos 1 a 3, y no constituyen un

buen precedente.