Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  3 / 24 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 3 / 24 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 337 – Marzo de 2018

-

2

SÍNTESIS EJECUTIVA

La caída de los precios de las acciones y el aumento del rendimiento de los bonos

en Estados Unidos a principios de febrero, luego revertida, fue una señal de alerta

para las economías en desarrollo, en particular las más endeudadas o con déficits

fiscales y externos más elevados.

Estados Unidos enfrenta déficits gemelos crecientes, en un contexto de alto

endeudamiento y tasas de interés en alza. En ese marco, en el cual el deterioro fiscal

no es compatible con el prolongado período de expansión de la economía

estadounidense, el anuncio del Presidente Trump de elevar aún más el déficit fiscal

profundiza el debilitamiento del dólar.

Para las economías latinoamericanas el episodio representó un aumento de la prima

de riesgo, posteriormente revertida; la excepción resultó la Argentina, donde la prima

de riesgo a fin de febrero excedía todavía el nivel de diciembre.

En enero, la economía mantuvo una tasa de crecimiento interanual del 3% a nivel

agregado, sostenido por la construcción, mientras hay estimaciones divergentes

respecto del desempeño de la industria. Sumamente preocupante el efecto sequía,

tanto como factor desalentador de la oferta como por el impacto sobre el gasto en

los sectores rurales: el impacto directo sería equivalente a 0,5% menos de

crecimiento del PIB en el 2018.

El déficit comercial de enero, cercano a 1,0 miles de millones de dólares, resulta una

señal de alarma, en un contexto financiero externo más complejo. Si bien las

exportaciones crecieron 10,7% interanual, las importaciones saltaron 32,1%.

Nuevamente, la sequía implicaría una pérdida de 3,0–4,0 miles de millones de

dólares.

En el plano fiscal, el déficit total de enero quintuplicó al del mismo mes de 2017, si

bien se logró mantener un pequeño superávit primario. La política monetaria sigue

condicionada por el déficit fiscal: en febrero el BCRA compró al Tesoro dólares por

el equivalente a 99,0 miles de millones de pesos, o sea el 10% de la Base Monetaria.

El dilema de la política económica se plantea en el año 2018 entre el financiamiento

de los déficits gemelos, en un contexto externo más complejo por la volatilidad de

los mercados internacionales, y el objetivo de reducir la tasa de inflación.