Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  12 / 24 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 24 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 337 – Marzo de 2018

-

11

Es clave dar una fuerte señal de compromiso con la reducción de la tasa de inflación.

El hecho de que la Argentina haya sido castigada en términos de la evolución de la

prima de riesgo frente a lo ocurrido con sus pares latinoamericanos

(véase el Cuadro

2),

podría ser una respuesta al cambio de metas de inflación para 2018 realizado a

fin de diciembre pasado, interpretando como una priorización de otros objetivos en

relación al objetivo antiinflacionario. En general, los analistas han considerado que

ese objetivo era el de bajar la tasa de interés y reactivar la economía. Pero una

interpretación alternativa radica en que, dada la magnitud del desequilibrio externo

(y también del fiscal), el gobierno optó por un tipo de cambio más depreciado y un

poco más de impuesto inflacionario para financiarse.

Constituye un dato positivo el renovado compromiso presidencial con la reducción

de la tasa de inflación, explícitamente sostenido en el discurso de apertura del

periodo de sesiones ordinarias del Congreso pronunciado el primero de marzo.

Es probable que los mercados esperen el desarrollo de las negociaciones salariales;

los porcentajes de aumento que se van conociendo, 15% con algún tipo de

compensación o bono en caso de que la inflación se acelere, parecen razonables y

ello debería moderar el pesimismo.

12.

El hecho de que el aumento de la aversión al riesgo emergente (de allí la importancia

del episodio de febrero considerado en 1) coincida con una menor confianza en la

Argentina, constituiría una combinación extremadamente peligrosa para la

sustentabilidad del moderado repunte de la economía, inclusive del sostenimiento

de una tasa de crecimiento del 3% anual. Esto implicaría someter a la economía a

fuertes tensiones.

El problema es que, en nombre de lubricar la transición y del gradualismo, la

Argentina utilizó una parte sustancial de su capacidad de endeudamiento en

momentos de cierta bonanza internacional (2016 y 2017 resultaron años récord de

ingreso de capitales en el mundo emergente). La teoría económica clásica indica

que la deuda (o la reducción de activos como los Fondos Soberanos), se utilizan

para mitigar las crisis: así lo hizo Chile cuando su economía fue devastada por el

terremoto. La doctrina keynesiana recoge la idea de que la deuda puede utilizarse

para suavizar el ciclo económico, tomando deuda externa para financiar gasto en la

fase recesiva y rescatarla en la fase expansiva aprovechando el aumento de los

recursos.

13.

En el discurso presidencial, con motivo de la inauguración del periodo anual de

sesiones ordinarias del Congreso en 2018, el Presidente ha ratificado la estrategia

de gradualismo (textualmente), pero ha comprometido además la reducción del

déficit fiscal y de dejar de tomar deuda. Obviamente, para poder dejar de tomar

deuda (sea de residentes o de no residentes) es necesario primero equilibrar las

finanzas públicas. En el ínterin, será inevitable tomar deuda para financiar el déficit.