Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  4 / 32 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 4 / 32 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 335 – Enero de 2018

-

2

SÍNTESIS EJECUTIVA

De cara al 2018, el ciclo económico internacional luce favorable para la Argentina:

crecimiento económico mundial sostenido (3,8%), que dará impulso a la

expansión del comercio (4,2% en volumen físico) con precios de materias primas

estables y buena liquidez. En la región, Brasil crecería 2,8%.

La Reserva Federal impulsaría una suba de la tasa de referencia de 100 puntos

básicos en 2018 y ello aumentaría 40–50 puntos básicos el rendimiento de los

bonos del Tesoro (2,80% el de 10 años a fin de 2018). Este efecto adverso para

el costo del endeudamiento de la Argentina sería compensado por una baja de

similar magnitud en la prima de riesgo emergente, que en el caso de la Argentina

podría ser mayor de mejorar la calificación de su deuda.

Un riesgo: la reforma tributaria aprobada por el Congreso de Estados Unidos

puede provocar una reorientación de los capitales hacia ese país, además de

fortalecer al dólar. En el largo plazo implica un aumento anual del déficit fiscal de

Estados Unidos de 1% del PIB durante 10 años.

En 2018 el PIB de la Argentina crecería en el orden del 3% anual (2,8% estimado

en 2017) impulsado por el aumento de la inversión (12,5%) y de las

exportaciones.

Las cuentas externas comienzan a ser una restricción. En los primeros nueve

meses de 2017 el déficit de la Cuenta Corriente del Balance de Pagos fue de 23,5

miles de millones de dólares y el año cerrará en el entorno de 30,0 lo que se

aproxima al 5% del PIB. Para 2018 se estima un déficit de entre 5,0% y 5,4% del

PIB, en la medida que el crecimiento de la economía en general y de la inversión

en particular eleve la necesidad de insumos y de bienes de capital importados.

Por lo mismo, resulta clave el flujo de ingreso de capitales.

En el plano fiscal, 2017 concluirá con un déficit financiero de 650 miles de

millones de pesos, 6,3% del PIB (en los primeros once meses se acumularon 538

miles de millones). Para 2018, bajo hipótesis prudentes de crecimiento de gasto

(aumentando como la inflación) y de los recursos (creciendo como el PIB

nominal), el déficit financiero primario más intereses de deuda rondará los 750

miles de millones (6,0% del PIB).

En 2017 la expansión monetaria fue del 46%, de la cual el 77% se destinó a

satisfacer necesidades del Tesoro (incluyendo la compra de dólares provenientes

de la colocación de deuda) y el resto se originó en la remuneración de las Lebac.

Ello obligó a una agresiva estrategia de colocación de nuevos Lebac cuyo stock

creció en más de dos tercios, agudizando el problema del déficit cuasi fiscal.