Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  12 / 26 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 26 Next Page
Page Background

Informe Mensual Económico Financiero N° 329 – Julio de 2017

-

10

Asumiendo que dos puntos puedan provenir de la emisión monetaria (señoreaje)

consistente con una tasa de inflación del 17%–20% en 2018, el resto deberá

provenir de colocación bruta de deuda.

11.

Nota al pie, la

duration

de la deuda pública argentina es de alrededor de 7,5 años.

En ese marco se inserta la colocación de un bono por 2,9 miles de millones de

dólares a 100 años y con una tasa de 7,5% anual, que dio lugar a controversias,

tanto por el plazo como por el costo asumido.

Este tipo de bonos existen en diversas plazas y alcanzan el plazo medio de la

deuda. Supuestamente tienen volatilidad (sus precios son muy sensibles a

cambios de la tasa de interés de mercado) y tienen como destino fondos de

inversión de largo plazo, idealmente aquellos que están “saturados” de bonos del

mundo desarrollado

(véase 2)

y buscan mayor rendimiento.

La crítica se centra en si no hubiera sido más prudente esperar que la prima de

riesgo (hoy en 450 puntos básicos) convergiera a la de Perú o Colombia, con una

baja de 150/200 puntos adicionales.

La segunda observación es que quizás hubiera sido más prudente una colocación

más pequeña, dado el carácter innovativo del plazo.

12.

Como fuera, la colocación se produjo horas antes de la decisión de Morgan

Stanley de mantener la calificación de “país de frontera” para la Argentina,

promoviendo en cambio a China. La decisión causó alguna sorpresa en los

agentes económicos, que esperaban un “

upgrading

”. Al mantenerse la calificación

muchos inversores institucionales se encuentran impedidos de incorporar a sus

carteras títulos de deuda argentina, justo en momentos que su economía necesita

colocar más deuda.

La economía vive una doble tensión provocada simultáneamente por la viabilidad

fiscal y la viabilidad externa de su modelo. Si las condiciones internacionales que

afectan los precios de las

commodities

se mantienen, descansar solo en el

financiamiento del resto del mundo luce riesgoso, dado el ratio Deuda

Externa/Exportaciones presentado en el Cuadro 1. Para ilustrarlo numéricamente,

bajo el supuesto extremo de que el déficit de Cuenta Corriente se mantenga en

3,5%-4,0% del PIB los próximos tres años, el ratio Deuda/Exportaciones se

ubicará entre 450% y 500%, próximo al del 2001.

Al mismo tiempo, si el déficit fiscal total acumulado en los próximos tres años llega

a 15% del PIB (asumiendo una reducción gradual), de los cuales un tercio se

financia con expansión monetaria y dos tercios con colocación de deuda, el ratio

Deuda Pública/PIB a fines de 2020 sería de 62% del PIB.